miércoles, 6 de marzo de 2013

Nido Roto en expansión "Tras la Huella de Karl Blossfeldt"





































































Despedida de un paisaje

No le reprocho a la primavera
que llegue de nuevo.
No me quejo de que cumpla
como todos los años
con sus obligaciones.

Comprendo que mi tristeza
no frenará la hierba.
Si los tallos vacilan
será sólo por el viento.

No me causa dolor
que los sotos de alisos
recuperen su murmullo.

Me doy por enterada
de que, como si vivieras,
la orilla de cierto lago
es tan bella como era.

No le guardo rencor
a la vista por la vista
de una bahía deslumbrante.

Puedo incluso imaginarme
que otros, no nosotros,
estén sentados ahora mismo
sobre el abedul derribado.

Respeto su derecho
a reír, a susurrar
y a quedarse felices en silencio.

Supongo incluso
que los une el amor
y que él la abraza a ella
con brazos llenos de vida.

Algo nuevo, como un trino,
comienza a gorgotear entre los juncos.
Sinceramente les deseo
que lo escuchen.

No exijo ningún cambio
de las olas a la orilla,
ligeras o perezosas,
pero nunca obedientes.
Nada le pido
a las aguas junto al bosque,
a veces esmeralda,
a veces zafiro,
a veces negras.

Una cosa no acepto.
Volver a ese lugar.
Renuncio al privilegio
de la presencia.

Te he sobrevivido suficiente
como para recordar desde lejos.

Wislawa Szymborska
De "Fin a Principio" 1993
Versión de Gerardo Beltrán

Serie "Tras la Huella de Karl Blossfeldt" Dibujos a tinta china de Inés González.












  



3 comentarios:

icaro dijo...

A menudo me asomo a esta ventana a mirar (viendo) este nido roto en expansión.

Pudiera una pensar que en el momento en el que algo se rompe estás contemplando el antes y el después. Así, sin más. Pero no lo es.

Existen infinidad de matices, porque el antes, sobre el que ya no podemos actuar y parece inamovible, no lo es del todo. En cierta manera se convierte en maleable por la forma en que influye en nuestra forma de vivir el presente y nuestra capacidad para actuar.

Y sobre el objeto roto...no es el fin, tampoco lo es.

A menudo me detengo a ver el nido roto, el físico, que duerme entre retamas herederas de las que me vieron de niña correr hacia el río. Cuando lo coloqué ahí amoldé su "cuerpecito" maltrecho a las ramitas que mejor le venían como sostén. Pero ha ido menguando y como si hiciese uso de unas alas invisibles se ha ido mudando a otras más protectoras.

Lo roto no es lo definitivo.

Esas ramitas rotas te susurraron Inés desde su voz más profunda, quizás era un sollozo, que les insuflaras vida más allá de lo estático.

Y el nido roto se convirtió en el nido roto en expansión, con esas ramitas desprendidas que no descansan en el suelo, sino que desplegaron sus alas.

Y viene a ponerle un epílogo a ese enorme poema de la enorme (no es azar la reiteración) Wislawa, que recordando desde lejos, volando a partir de un nido roto, no vamos a limitarnos a sobrevivir, iremos más allá...VIVIREMOS


Pocas veces una puede contemplar algo roto con tanta tanta vida.

Y eso lo has conseguido tú.


Te dejo un abrazo, que llegue volando

icaro dijo...

la música para un Nido roto en expansión, Prólogo y epílogo

http://grooveshark.com/#!/search?q=pr%C3%B3logo+y+ep%C3%ADlogo+vicente+amigo

Ya sabes...."El amor no tiene lindes"

Vicente Amigo

Inés González dijo...

Bien lo dices Carmen "lo roto no es lo definitivo", ni tampoco el fin.
Todos estamos rotos, todos los nidos y refugios alguna vez se rompen, se lesionan, se magullan, y también se destruyen.
No es el caso de estos nidos, ni de lo que quiero simbolizar.
Esta rotura habla de las etapas duras en la vida, de esas heridas que el transitar provoca, habla también de los conflictos en esa casa-nido-cobijo, de la infancia de niebla, del alma alada y herida como decía en un poema don Pablo Neruda.
Sin embargo la expansión, que puede entenderse como disgregación o explosión, o el fin, a nivel simbólico, está utilizada precisamente por lo contrario. Esta expansión habla de liberación, de no atadura, de dejarse ser, fuera ya de las roturas que como marcas nos condenan.
Es un Nido-Roto Positivo.
Me alegra sobremanera que lo captaras.
Muchas gracias por tus palabras y la música, Vicente Amigo es un virtuoso.
Te subís a una de esas ramitas y volamos juntas?