lunes, 4 de octubre de 2010

Algo más sobre conjuros










El erotismo es una especie de terror delicioso, del que basta anunciar los signos rituales para provocar a la vez la idea de sexo y su conjuración" (Roland Barthes)


Cuerpo masculino y plantas Inés González

3 comentarios:

Ventana indiscreta dijo...

No te voy yo a hablar de erotismo ni de Roland Barhtes sino del desnudo. Mejor dicho, te quiero recomendar este texto:

Convertir el desnudo en motivo estético, en género artístico incluso, es probablemente el método más eficaz para ocultar la desnudez. Nada como someter al cuerpo a códigos visuales para desactivar en él todo atisbo de carnalidad. De todos modos, la desnudez es bastante esquiva. No la hallamos en lo íntimo, pues la intimidad es el espacio para la acción sin adjetivos, es decir en la intimidad puede uno desnudarse pero no encontrarse desnudo. La desnudez más bien parece un fruto no querido de lo exterior, una consecuencia de la intemperie que a veces nos sorprende en el cambio de estación, no por estar fuera sino por estar fuera de lugar, extramuros.

Pertenece al dueño de este blog:

http://xuanrata.blogspot.com/

Besos, Inés.

mateosantamarta dijo...

Esto que estás haciendo encierra algo que se me escapa.
El erotismo es la posibilidad en suspenso...
Besos.

RENE dijo...

La desnudez masculina es pleno erotismo. Lo que hasta ahora ha sido una cultura plenamente erógena, despierta a la totalidad del cuerpo como geografía de piel, como yo piel.