jueves, 15 de abril de 2010

Los hilos de la trama














































































El ombligo del sueño

1. Serie primera: Omphalos, ombligo, Nabel son algunas de las palabras utilizadas por Freud para describir ese extraño lugar en donde el análisis se detiene. Si nos imaginamos la materia de la que están hechos los sueños podríamos pensar en una especie de madeja de hilos enredados, los cuales se irían desanudando a medida que avanza la tarea interpretativa. El sueño, en definitiva, es algo así como una pelota de lana. La labor del análisis no consiste, por tanto, en un trabajo de tejedor. Se trata más bien de un tipo de histología, de un estudio de tejidos.
Sin embargo, todo sueño tiene su punto de detención, su ombligo. Como un agujero negro. En un momento determinado, justo cuando los hilos comienzan a desatarse, todo parece detenerse. Todo sueño se teje alrededor de un nudo, una cicatriz inanalizable a la que no se puede acceder. El resto de los hilos de la madeja no es sino la memoria de ese corte originario. Corte o herida como espacio inaccesible tanto a la palabra como a la interpretación. Pero es en este lugar omphalico allá donde los pensamientos no quieren desenredarse, donde el sueño comunica con lo desconocido. Y es precisamente en ese momento, nos dice Freud, cuando en el lugar más denso de la materia onírica surge el deseo, como una seta de su micelio.

2. Serie segunda: El hongo. No es por el comienzo de la serie por donde debemos empezar. Después del corte, a mitad de camino, en el momento mismo de situarnos ante la encrucijada, nos encontramos con el hongo. El trazo limpio y sobrio de una herida en negro preside la mancha gris, casi impenetrable, de la madeja. En el centro, una concentración circular del micelio. A partir de aquí, de este agujero negro localizado en el centro de la serie, se atan y desatan los otros nudos.
Micelio no es sólo la ramificación de un conjunto de hongos y filamentos. Mukos, de donde procede la palabra, es en griego el fondo, la parte más íntima, lo oculto. El hongo nos indica ese punto cero. La cavidad secreta, sin embargo, no esconde ningún tipo de revelación o verdad. Como una seta del micelio, surge el deseo del sueño justo cuando todo parece paralizarse. El deseo se produce, acontece, no cuando lo íntimo se desoculta, sino cuando el fondo impenetrable se vuelca hacia lo desconocido. La madeja no se desteje ni se desliga. Los nudos no se desenredan hacia una solución apaciguadora. El ombligo se pliega y se liga con lo otro. Se vuelve otro. Lo no-indéntico.
3. Serie tercera: la disolución. Sin embargo, no hay parálisis posible en el movimiento de la serie. Si las dos primeras series convergen en esa especie de no-vía, de aporía o nudo impenetrable, es justamente allí donde tiene lugar la fuga del deseo. La serie tercera se abre con la sobriedad de un trazo que ya comienza a desligarse. Esta elegancia e incluso parquedad del dibujo se mantiene ya hasta el final. Casi como un ideograma chino. A veces, la línea deviene huevo. Era en esta sobriedad extrema donde Deleuze cifraba el secreto de la gran literatura. El estilo, aquel que nos sitúa ante el vértigo de la belleza, es quizás un juego de caligrafía, una línea quebrada, un trazo limpio. Es este punto lo que une a los buenos escritores con los grandes artistas.
Puede que estemos aquí ante una labor minuciosa de un tejedor. En su tarea penelopéana, la autora no ha hecho más que atar, tejer, cortar, coser y destejer los nudos de una materia extraña. En cada nudo, sin embargo, algo se ha transformado y desplazado. Como un juego de fuerzas. Estas series nos conectan con la memoria de ese nudo-acontecimiento, con ese lazo ligado y desligado a la vez, desde el cual tiene lugar el deseo. Al ser testigos de ello, nos situamos en el borde del abismo ante lo otro absoluto. Pues el deseo no puede ya pertenecer al orden de la identidad, sino al del acontecimiento. Y, ¿no es acaso el acontecimiento eso otro que nos adviene? No podemos obviar que en la aparición de lo otro se introduce también la posibilidad de la muerte. Como tampoco que la muerte es también condición del deseo.
La obras de arte se reconocen, quizás, por esa capacidad que tienen de hacernos pensar en el límite de lo reconocible. Las obras de arte nos llevan al límite. Y es en ese momento cuando ellas, como el ombligo del sueño, nos hacen rozar lo desconocido.


Carolina Meloni
Madrid, septiembre 2005.


"Los hilos de la trama" Libro de artista, dibujos, grabados, fotografías, tintas y acuarelas s/ papel hecho a mano, 350 grs 100% trapo.

10 comentarios:

inenaima dijo...

¡Muy bueno el texto!

Anónimo de la Piedra dijo...

...hay veces que mis pensamientos invaden servilletas de bar en lugar de cuadernos michel o moleskine...es parte de la trama de mi ombligo...podo normas cuando mis hilos emergen al plano consciente...mis felicitaciones por tu trabajo y por tu exposición...un saludito

El peletero dijo...

El texto es bueno, pero yo lo hubiese dicho de otra manera.

No puedo publicar en tu otra casa, no me lo permite.

Aquí te dejo mis ¡felicidades! por tu exposición.

Saludos

Toshi dijo...

Hermoso trabajo y texto!!!

miarte Mirtya Huizzi dijo...

Bellísimo Libro de Artista...te felicito.
Y el texto maravilloso.
Un saludo y un abrazo fuerte.

Shandy dijo...

El texto me gusta, es bueno en cuanto a como describe el excelente trabajo de la artista, la fisicidad de la obra, la estructura externa. La semántica y el análisis de los símbolos se dejan a la libre interpretación del espectador.
Inés, el expresionismo de tus creaciones ponen a prueba mi capacidad para expresar con la palabra el impacto que me produce. Es el "vertigo de la belleza" más descarnada, El Grito de Munch. Cierto que "Las obras de arte nos llevan al límite".
Un abrazo

Shandy dijo...

Quise decir: "El expresionismo de tus creaciones pone a prueba mi capacidad para expresar con la palabra el impacto que me producen" (corregida la falta de concordancia)
Besos concordantes

Mirada dijo...

yo lo tengo claro, mis palabras no llegan a expresar lo que profundamente siento cuando he visto cada una de las fotografías, partes de un fotograma de vida, ...

Espeluznante sensación en el mismo centro del ombligo, como si se desgarrase algo dentro.

Ahora leeré el texto, con calma.

Me pareces una artista excelente, muy buena comunicadora de emociones.

Muchas gracias por hacerlo así, es muy importante para mi que existan personas como vosotras, creadoras de belleza.

mateosantamarta dijo...

Es inquietante el libro; y el texto, aunque intenta analizar esas imágenes, es también inquietante: ambos dotados de gran magnetismo te obligan a volver. Un fuerte abrazo, Inés.

Damián Páramo dijo...

'En su tarea penelopéana, la autora no ha hecho más que atar, tejer, cortar, coser y destejer los nudos de una materia extraña.'

En esta parte del texto me situo. El arte hace estar como hilanderos. Jamás llegaremos a la perfección de una tela de araña ni a la sencillez de una vereda. Las veredas son mi obsesión y mi destino. Pienso que en ellas hay una convocatoria esencial de nuestro ser. Para eso he decidido aventurarme en la poética después de tanto andar.

'La obras de arte se reconocen, quizás, por esa capacidad que tienen de hacernos pensar en el límite de lo reconocible.'

En esta frase entronco con la naturaleza y sus muchas alusiones a lo artístico sin que la propia naturaleza sepa que la observamos con esos ojos de poeta, pintor, grabador o músico.

Muchas veces las mejores obras de arte se han situado en ese límite de reconocer por escasos rasgos lo que luego se nos revela ampliamente.

Quizá me esté liando.


Llegue a este lugar por azar, bueno, miento, a través del blog de Miguel Oyarzabal y sus comentaristas.