martes, 14 de octubre de 2014

Gute Nacht, Buenas Noches, Winterreise de Franz Schubert.































































































































Buenas noches

Como un extraño llegué,
parto también como un extraño.
Mayo fue benévolo conmigo
y me dio muchos ramos de flores.
La muchacha habló de amor,
su madre incluso de boda.
Ahora el mundo es tan lógrebo,
el camino está oculto por la nieve.

No puedo elegir
la hora de mi viaje;
he de encontrar el camino
en medio de esta oscuridad.
Me acompaña una sombra
que proyecta la luna
y por los blancos campos
busco las huellas de los animales.

¿A qué permanecer más tiempo
y que me echen?
¡Que aúllen los perros vagabundos
ante la casa de su amo!
El amor gusta de vagar sin rumbo
-así lo ha hecho Dios-
de un lado para otro.
¡Amada mía, buenas noches!

No perturbaré tus sueños,
sería horrible para tu reposo;
no escucharás mis pasos:
¡chito, chito, la puerta está cerrada!
Cuando paso por ella te escribo
en la puerta "Buenas noches",
para que puedas ver
que he pensado en ti.


Wilhelm  Müller

Serie "Winterreise" Dibujos a tinta china s/papel Zerkall 600 grs de Inés González

4 comentarios:

icaro dijo...

Ella "obedece" a la mujer sabia del poblado, la que ve y escucha, y ha protegido su sueño del desvelo con una guirnalda de nidos, los que arropan a modo de hogar, a modo de infancia, a modo de cobijo en el dolor del amor imposible.

Él "obedece" al poeta y se mantiene distante para no perturbar su sueño, al mismo tiempo que lo suficientemente cerca para dejar una señal...un te pienso.

Unidos y separados.

Inés González dijo...

Plasmar este emblemático lied en imágenes fue un desafío enorme para mi. Dar una versión personal al poema de Müller y a la música del gran Schubert requería una especie de abandono a las sensaciones.
Un lied tantas veces escuchado en múltiples versiones me arrancó la esencia del amor romántico.
Aunque Ella, en su desnudez y placidez, en ese mostrar la anatomía nos deje sensaciones puramente eróticas, en realidad sólo responde a un estar natural frente a la vida y a lo que con inteligencia apuntas: un cobijo del amor imposible.
Él, el eterno errante, no puede hacer más que no perturbar, cuidar a la distancia el corazón y los sueños de la noble amada.
Tu otro apunte sobre la mujer sabia del poblado es curioso también, y me deja pensando...será que la vuelta a una vida rural de pueblos antiguos me ha inspirado.
Toda apropiación estética y fascinación visual produce cambios.
Muchas gracias Ícaro por tu hermoso comentario.

Los Melómanos dijo...

Hola Inés!!! hermoso blog, hermosos dibujos, creaciones y palabras!
Abrazo enorme!

Inés González dijo...

`Muchas gracias Melómanos!!! es un placer para mí leer vuestro comentario,disfruten siempre de este espacio, está para ser difundido.
Un abrazo enorme también.