domingo, 11 de noviembre de 2012

"Tras la Huella de Karl Blossfeldt" Las quemadas amapolas de tu beso









































































                                                      Cinco  Adormideras en reposo




La Conquista del Jardín


Aquel cuervo que voló
sobre nuestras cabezas
y se perdió en el turbio pensamiento
de una nube errante
y cuya voz cruzó el ancho horizonte
como una breve lanza
llevará noticias nuestras a la ciudad.

Todos saben
todos saben
que tú y yo desde aquella fría abertura
vimos el jardín
y de aquella rama juguetona e inalcanzable
cogimos una manzana.

Todos temen
todos, pero tú y yo
nos unimos a la linterna y al agua y al espejo
y no tuvimos miedo.

No se trata de una frágil unión de dos nombres
ni de enlazarse en las viejas hojas de un libro
se trata de mi feliz cabello
con las quemadas amapolas de tu beso
y la verdad de nuestros cuerpos en la impostura
y el brillo de nuestra desnudez
como escamas de peces en el agua
se trata de la plateada vida de una canción
que canta de madrugada la pequeña fuente.

En aquel verde y fluido bosque
una noche de liebres
y en aquel turbio e indiferente mar
de ostras llenas de perlas
y en aquella extraña y triunfante montaña
de las jóvenes águilas preguntamos
qué teníamos que hacer.

Todos saben
todos saben
que nosotros alcanzamos el frío y mudo sueño
del Simurg
nosotros hallamos la verdad en el jardín
en la tímida mirada de una flor desconocida
y la permanencia en un instante sin límite
cuando dos soles se miraron fijamente.
No se trata de un asustado murmullo en la oscuridad
se trata del día y de ventanas abiertas
y de aire fresco
y un horno donde las cosas inútilmente arden
y una tierra fecundada por una nueva siembra
y el nacimiento y la evolución y el orgullo
se trata de nuestras enamoradas manos
que han formado un puente sobre las noches
gracias al mensaje del perfume y de la luz
y de la brisa.

Ven al prado
al gran prado
y llámame desde detrás del aliento de la flor de seda
como lo hace la gacela a su pareja.

Las cortinas están llenas de un oculto sofoco
y las inocentes palomas
desde lo alto de su blanca torre
miran la tierra.

Forugh Farrojzad  "Nuevo Nacimiento" Traducción de Clara Janes y Sahand

Forrugh Farraojzad ( 1935-1967) neció en Teherán en pleno proceso de occidentalización. Se casó a los dieciséis años y, al año siguiente tuvo a su único hijo, Kamyar, cuya custodia le fue retirada tras su divorcio en 1954. En 1955 publicó su primer libro de poemas," La cautiva". Al año siguiente viajó durante nueve meses por Europa y publicó "El Muro". Su vida independiente y libre era motivo de escándalo en los cerrados cenáculos literarios. En 1958 publicó su tercer poemario," Rebelión", e inició una relación sentimental con el cineasta y escritor Ebrahim Golestan, que en 1962 produjo la primera película de Forugh, "La Casa Negra", un breve documental sobre la leprosería de Tabriz, que algunos han comparado con "Las Hurdes, Tierra sin pan", y que el crítico Mohsen Majmalbab definió "como la película más bella del cine iraní". En 1964 publicó "Nuevo Nacimiento", un hito en la poesías persa contemporánea. Murió el 14 de febrero de 1967, cuando el coche que conducía se estrelló contra un muro.

"La primera vez que leí el nombre de Forugh Farrojzad fue en un libro en cuya cubierta había la foto de una mujer con la cabeza descubierta. Yo tenía doce años. El libro estaba en la biblioteca de mi tío. Por más que me devanaba los sesos no comprendía qué relación podían tener aquella foto y aquel libro con mi tío, que era religioso hasta los tuétanos.
Ahora pienso que el libro estaba allí desde sus años de adolescencia, como algo prohibido, casi erótico, pero como él no lo entendía, lo había olvidado al dejar el pueblo. Su título era "Cautiva" y había sido publicado antes de la revolución.
Algunos años después, en una pequeña librería de una ciudad del norte de Irán, compré un libro de Forugh, y mi padre, con solo ver su nombre, me pegó y lo rompió. Compré papel celo y lo recompuse, pero mi padre no dejaba de gritarme:¿ Por qué lees eso?, ¡es el libro de una puta!
Antes y después de la revolución, a los gobernantes solo les preocupaba de Forugh la cuestión moral, por eso en Irán se ha discutido tanto sobre su vida íntima y hay tan pocos estudiosos sobre su obra. En cambio, ahora, todas las corrientes de la lírica se consideran más en deuda con su obra que con la de Ahmad Shamlu, el padre de la poesía persa contemporánea."
Mohsen Emadi

Serie "Tras la Huella  de Karl Blossfeldt" Dibujos a tinta china s/ papel de Inés González.


5 comentarios:

Isolda dijo...

Qué historia tan bonita la del oema y el libro "cautivo" De tus amapolas, sabes cuánto me gusta.
Da igual en que estado y punto estén. Preciosas.
Besos para tus obras.

icaro dijo...

Todos saben
todos saben
que nosotros alcanzamos el frío y mudo sueño
del Simurg



¡Pájaros!
Observen lo que ocurre en este mundo. Anarquía, descontento, agitaciones. Guerras desesperadas por el agua y el territorio. El aire emponzoñado. La tristeza. Temo que estamos perdidos. ¡Tenemos que hacer algo! He recorrido el mundo. Conozco sus secretos. Escúchenme: sé de un rey que tiene todas las respuestas. Debemos emprender el vuelo para encontrarlo.

-¿cómo podemos estar seguros de que existe ese rey?

-El rey existe. Está tan cerca de nosotros como estamos nosotros lejos de él.
Su nombre es Simurg.
¡Vayamos a buscarlo!

Algunos pájaros tuvieron dudas, algunos pájaros tuvieron miedo.

-¡Vengan pájaros valientes!
¡Volemos, deslicémonos, surquemos el cielo!
El amor ama las cosas difíciles.
¡Vamos en camino!

El coloquio de los pájaros, de Peter Sis, basado en la obra original del poeta Attar


Viendo esta obra tuya sólo cabe pensar que las adormideras han estado siempre ahí, cerquita tuya, como Simurg, quizás era sólo una pequeña nube lo que te separaba de ellas, hasta que esta nube voló, quizás con los pájaros, y os dísteis la mano para estar ya siempre juntas, de una manera u otra.


Un beso grande y agradecido por poder compartir este proceso creativo tuyo.

Inés González dijo...

Simurg, pájaro mitológico de la literatura persa, de hecho formado por treinta pájaros. Se encargó de cuidar al bebé albino Zaal, abandonado en la montaña, que posteriormente fue padre de Rostam, un héroe comparable al griego Hércules.
Este apunte nos deja Clara Janés al pie del inmenso poema "La conquista del jardín"
Forugh Farrojzad era demasiado inquietante, y los intelectuales contraponían su figura a la de una poetisa anterior de carácter tradicional Parvin Etessami (1907-1941). Forugh confesaba sencillamente que la poesía era "como un amigo íntimo con el cual puedo descargar mi corazón". Pero, a partir de "Nuevo nacimiento", su obra da un paso que refleja, por un lado, su emancipación personal y, por otro, que se ha liberado de la tradición. Se trata de un nuevo estilo, tanto en la vida como en la escritura. Su sentido de confusión, culpa y frustración se modifican; su rebeldía se sitúa en otra perspectiva. Ya el poema "La conquista del jardín" supuso un rechazo a las convenciones sociales y una determinación: se ha visto el paraíso y se ha cogido el fruto, uniendo este gesto a los símbolos tradicionales iraníes del matrimonio: lámpara, agua y espejo, es decir, iluminación, pureza y buena suerte. Estilísticamente ha ganado en espontaneidad; su aparente falta de estructura va unida a la impronta de un tema universal pero muy persa en cuanto a la visión de la sociedad.

De alguna manera estas Adormideras encierran la cautividad y la rebeldía de Forugh, de ese paraíso visto, y no es errado pensar que siempre han estado ahí...

Gracias por vuestros comentarios y el entusiasmo para seguir este trabajo.

Tempero dijo...

http://youtu.be/iUUDmpuO8Sc

Esa voz para tu trabajo de tinta y yemas que sabes que adoro.

Un beso.

Inés González dijo...

Muchas gracias Manuel por este precioso vídeo, ha sido toda una sorpresa, no se me había ocurrido buscar a esta grande de la poesía persa en youtube.
Tiene un voz prodigiosa, y no hay nada como escuchar un poema con la voz y la música de su autor.
Un fuerte abrazo