domingo, 8 de julio de 2012

Tras la huella de Karl Blossfeldt

En mi vida me he emocionado muchas veces, pero pocas con la intensidad y el impacto que provocó la obra del fotógrafo y coleccionista de plantas alemán Karl Blossfeldt.
Será porque todas sus imágenes, más allá de la fascinación estética, hurgan en esos rincones interiores de mi alma y me arrancan estas pulsiones apasionadas de creatividad y trabajo.
He titulado a esta larga serie de dibujos a tinta china, y digo larga porque acaba de comenzar y no sé cuándo se agotará "Tras la huella de Karl Blossfeldt", como forma de homenaje al genio, y de agradecimiento frente a los sentimientos despertados.
Abrazo la concepción pedagógica de Blossfeldt y me sitúo como una alumna más, recibiendo sus enseñanzas y disfrutando en este incansable trabajo.
Muchas de las imágenes plasmadas son de Karl Blossfeldt, otras son mías, y también de amigos fieles como Manuel Rubio Rubio que generosamente me han cedido sus fotografías.
Estos dibujos guardan la línea estética de Karl Blossfeldt, imágenes en este caso de enormes Adormideras ampliadas muchas veces.  Parecieran flotar sobre el grano del papel, sin abalorios, sin escenarios, ni nada que las distraiga o nos distraiga mientras las contemplamos.
Aún no sé por qué escogí las Adormideras, hay algo en ellas que me fascina y atrae, múltiples asociaciones y lecturas me despiertan estos gigantescos úteros o cárceles de invención.
El tiempo y el trabajo me darán las respuestas, o no, el acto creativo no siempre se ajusta a explicaciones.




















































































Karl Blossfeldt ( 1865-1932):  Modelador, Fotógrafo, Coleccionista de Plantas

Fotografió plantas, miles de plantas. En sus fotografías aparecen casi siempre flores, capullos, tallos con ramificaciones, umbelas y cápsulas seminales, fotografiadas axialmente desde un lado, en raras ocasiones desde arriba, en muchas menos ocasiones en vista oblicua. Casi siempre, el fondo de sus fotografías de plantas es un cartón blanco o gris, a veces también uno negro; en muy pocas ocasiones se pueden reconocer detalles espaciales. La luz de sus fotografías incide desde una ventana orientada al norte, es, pues, difusa, pero está dispuesta lateralmente y da volumen. La técnica y las condiciones de procesado de las fotografías son muy sencillas; solo el formato de tamaño medio de los negativos plantea unas exigencias superiores a lo usual. Nada distrae la atención del objeto. Durante más de treinta años, este hombre ha realizado estas fotografías. Este fotografiar plantas no ha sido nada más que trabajo y trabajo.
Pero este trabajo no fue en realidad su profesión principal, aun cuando a él se deba su fama actual. Era parte de una unidad completa, de una concepción pedagógica, que sólo en parte la había ideado él mismo.
Durante más de treinta años enseñó en la Escuela de Artesanía de Berlín, en Charlottenburg; poco antes de fallecer anunció su idea de publicar el método pedagógico. Sin embargo, no llegaría a hacerlo, del mismo modo que tampoco llevaría a la práctica la puesta al día del archivo de fotografías de plantas que había previsto. Lo que queda son compendios de fotografías, que han hecho su propia historia, y el recuerdo de un profesor que, como muchos otros de esa especialidad, no pudo dejar huella trascendiendo su persona.
El nombre de esta persona era Karl Blossfeldt; su obra ocupa actualmente un puesto fijo en la historia del arte del siglo XX. ( Rolf Sachsse)

Serie "Tras la huella de Karl Blossfeldt", dibujos a tinta china sobre papel Zerkall 350 grs, 35 x 108 cms
de Inés González.

11 comentarios:

Macachines dijo...

hermoso trabajo Negra, tus dibujos en tinta china, complementan y enriquecen el trabajo fotográfico de observación inacabable del mundo natural...

Isolda dijo...

Escoges como modelo unas fotografías maravillosas, así puedes hacer un trabajo igualmente fantástico con tinta china. Me llevo, además del placer visual de tu obra, el detalle de la vida de este observador y pedagogo alemán y tus explicaciones acerca de cómo tomaba esas fotos. Al parecer, así las reproduces, tienen un volúmen espectacular y las adormideras se convierten en objetos de verdadero culto. Me encanta toda la serie,
Muchos besos, Inés.

icaro dijo...

El tiempo y el trabajo me darán las respuestas, o no, el acto creativo no siempre se ajusta a explicaciones.

Creo Inés que respuestas te está dando desde esa primera pulsión, desde esa necesidad imperiosa de decir en voz alta lo que sientes, lo que te inspira, porque en voz alta (cada uno a su modo) Karl y tú mantenéis un diálogo vivo.

Con él compartes el tesón y el trabajo incansable. A eso lo prende la mecha imprescindible de la pasión (también eso compartís) por lo que hacéis.

Y, tal como se sigue un embarazo, viendo crecer cada día la barriga y sintiendo la vida latir, así estoy siguiendo emocionada este proceso.

Dicen que es enriquecedor para el feto-bebé-hombre o mujer, crecer arropado y estimulado por buena música.

También eso está presente.

Como presentes están los amigos.


No pierdo el rastro de la huella de Karl, el rastro de tu huella.


Un beso grande

Anónimo dijo...

"Una flor place sin concepto ni finalidad", decía otro genio alemán, en este caso Kant... Como estas apacibles adormideras, que despiertan lo bello desprovistas, sin embargo, de toda intelectuación, de todo ornamento superfluo. Sólo belleza, en estado puro, casi virgen y silenciosa...

Anónimo dijo...

Querida Inés,

Me parece un trabajo maravilloso, y como bien dices capaz de emocionar, y hacer sentir múltiples sensaciones que solo una artista como tu es capaz de poner en marcha y arrancar linea a línea con tu inspiración y tu talento, transmites mucho.

Es muy importante y difícil encontrar una fuente de inspiración buena, pero tu la encuentras porque buscas, y te emocionas y tienes curiosidad por investigar y disfrutas haciéndolo. Espero que todas estas flores y semillas den un fruto maravilloso en forma de éxitos merecidísimos.
Un beso.

Anónimo dijo...

Hola Inés,

es precioso lo que escribes y todo lo que está saliendo de ti siguiendo la huella de Karl Blossfeldt, como tú dices.
Me encantaria ver ese trabajo infinito, que espero tardes mucho en acabar, para disfrutar de esas incisiones multiples en multiples dibujos.

Un placer.
Gracias,

Elsa.

Anónimo dijo...

me encanta tu trabajo, ya lo sabes, pero a la vez me fascina la forma de contarlo, excelente!!
Un abrazo

Oscar Eduardo Hurtado Oliveira

Anónimo dijo...

Corazón,
estas fantasticas ilustraciones en tinta china, salen de tus manitas ??
Es impresionante el trabajo !!
Curioso o no, hoy te tenía en mente........., ahora después de disfrutar con las
imagenes de las adormideras no podré evitar la asociacion de ideas, verdad ?

un abrazo,
Patricia

miarte Mirtya Huizzi dijo...

INÉS AMIGA...Que bello trabajo, me reconforta y me da una sensación de placidez cuando veo tu obra...y por arte de magia me eleva.

Un fuerte abrazo

Nicolás Soria dijo...

Inés:en tinta china?su trabajo,sí es todo un arte,Magnifico!!!

Tempero dijo...

Negra, tu y yo calzamos distinto número, pero sabes y sabrás de mis huellas.

Manuel.