martes, 19 de enero de 2010

El vacío













Y cómo se hace el mar?
Yo no hice el mar:
lo encontré en sus salvajes
oficinas,
lo hallé dispuesto a todo,
crepitante,
pacífico,
atlántico de plomo,
mediterráneo
teñido de anilina,
todo era blanco y hondo,
hirviente y permanente,
tenía olas, ovarios,
naves muertas,
latía
su organismo.

Las manos del día 1967-1968 Pablo Neruda

4 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Veo que sigues con Neruda. Una entrada refrescante y llena de vida. Visita hayquetenderse, creo que te gustará. Desde mis blogs puedes acceder. Un abrazo.

Tempero dijo...

Completa sensación de oleaje tengo en la lecturas de estos poemas de Neruda. Claro que Neruda era capaz de fuertes oleajes y de marejadillas. Era grandísimo
Por cierto, ¿esa fotos son de tus buceos por la vida?

Besos, maja.

virgi dijo...

¿Y cuando el vacío está lleno de color? ¿O es la paleta del mar?

La sonrisa de Hiperión dijo...

A mí se que me gsuta el vicio... jajajaja


Saludos y un abrazo enorme.