miércoles, 8 de abril de 2009

Llaga amarilla



Llegan los animales del silencio, pero debajo de tu piel arde la ampola amarilla, la flor del mar ante los muros calcinados por el viento y el llanto.

Es la impureza y la piedad, el alimento de los cuerpos abandonados por la esperanza.

Libro del Frio de Antonio Gamoneda

6 comentarios:

Tempero dijo...

Los animales siempre llegan así: en silencio.
Bello brindis el tuyo, aunque incluya una llaga, que no deja de ser llama.

Besazos de los dos.

Macachines dijo...

un cáliz, un hueco, una herida, algo que late en el interior.

Shandy dijo...

Inés, después de haber coincidido contigo varias veces en mis paseos blogueros, hoy llego a ti desde el Blog de Sofía. Me llamó la atención un bello poema que dejaste en la entrada "Terciopelo".
Tu cuaderno recoge imagenes muy bellas y buenos textos. Me encantó el de "EL gesto brutal del pintor". De las imagenes me gusta especialmente la de Repetición y esa foto en sepia, que debes de ser tú.
Un saludo

cuenta cuentos dijo...

que imagen tan fuerte....

Tarso dijo...

Inés, paso a dejarte un saludito y agregar que me encantan los últimos trabajos tuyos posteados... son maravillosos!!!!! un saludo grande!!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendo blog el tuyo.

Saludos y buen fin de semana.